El ruletista

Argumento

Este breve relato se sumerge en los bajos fondos sociales para alumbrar al hombre que ha retenido toda la suerte, el Ruletista.

A través de este personaje, el narrador reflexiona acerca de la vida y su valor, la muerte y el caprichoso azar. Durante las breves pero intensas jornadas que dura la novela, el lector acompaña al narrador en su papel testimonial en estos grotescos y arriesgados espectáculos protagonizados por el Ruletista. 

A medida que se suceden las exhibiciones, el riesgo aumenta con ellas, ya que el Ruletista no se conforma con tentar a la suerte con una sola bala, sino que decide arriesgar su vida cada vez con menos porcentaje a su favor. 

Así, llegará la noche en la que el Ruletista decide ofrecer la última de las funciones. 

Abstracción

El narrador empieza la obra refiriéndose al acto de escritura como un espacio que se ha agotado, a través del cual ya no puede decir nada más. Refiere a la historia de su amigo como lo único que puede relatar, ya que se trata de una original y sorprendente historia.

El recurso de ser un testigo de los espectáculos, y a la vez amigo del protagonista, ofrece al relato cierto aire de intimidad y verosimilitud. El narrador quiere que el lector se implique desde la primera página y viva los acontecimientos relatados como verdaderos. 

El personaje principal es el Ruletista, quien se juega la vida en cada acto público del juego de la ruleta. Se trata de alguien sin aspiración, sin esperanza y con poco apego a la vida. Por ello, se presta voluntario para ser el Ruletista de distintos patrones, los que gestionan las apuestas y proporcionan el principal atractivo del juego.

Entonces, es cuando sucede el primer milagro: el Ruletista sale con vida del primer juego de la ruleta rusa con una bala en juego. Y no será la última ocasión. De hecho, el Ruletista obtiene ese apodo precisamente por haber sobrevivido en múltiples ocasiones al juego.

Pero el protagonista no está satisfecho, por lo que aumenta la puja con dos balas en la recámara. Al salir ileso, lo intenta con cuatro, con cinco y, cuando parecía que no podía incrementar la puja, llega la noche en la que decide llenar la recámara y ofrecer su último espectáculo. Aún con todo, el Ruletista consigue su último golpe de suerte.

El relato concluye con una breve intervención del narrador a modo de cronista para exponer cómo fueron los últimos días del Ruletista y el modo en que finalmente perdió la vida.

Desnudando el libro

El tema principal de este relato es el azar, la suerte, en este caso, personificada por el hombre conocido como Ruletista, por haber sobrevivido a más de un intento de “suicidio”. Por ello, la muerte aparece como tema unido intrínsecamente al azar.

El juego de la ruleta rusa se convierte en el protagonista a través del Ruletista, alguien que está dispuesto a perder su vida por una distracción, a sacrificarse por un instante. Es una apuesta al todo o nada, a vida o muerte, y el Ruletista parece no temer a la muerte, al contrario, parece estar conjurado con la necedad, el sinsentido, el azar mismo.

El Ruletista representa la máxima despreocupación por la vida, en contrapunto con el narrador, quien está acongojado ante la perspectiva de perderlo todo eternamente. La voz narrativa es testigo de los continuos desafíos del Ruletista que, a medida que avanza la historia, aumenta el riesgo; pero es también amigo, por lo que profundiza en el personaje, completándolo.

El relato avanza veloz ante un lector que se encuentra tenso, disgustado por la actividad que se lleva a cabo, pero nervioso, anhelante, ansioso por descubrir qué sucede con el Ruletista después de cada juego.

No obstante, la muerte, la vida y el destino no son los únicos temas que trata el relato, sino que además incluye la literatura en sí y el acto de escribir. Según el propio narrador, la literatura no es el medio adecuado para decir algo real sobre uno mismo, por lo que pone en juego el concepto de biografía ligado al acto de escritura. Plantea nuevos interrogantes acerca del contenido autobiográfico de las obras, desmintiendo y alejando la posibilidad de que los personajes puedan estar inspirados en sucesos reales.  

Esta afirmación recuerda mucho a los teóricos literarios Barthes y Blanchot. El primero de ellos, postula en El susurro del lenguaje que el autor muere en el acto de escritura, lo que permanece es la letra, el texto, a merced de la interpretación del lector. Blanchot, en El espacio literario, plantea la idea de que la obra y la escritura misma son actos que conducen inevitablemente a la muerte. Incluso va más allá y afirma que la muerte es la única certeza verdadera, ante todo lo demás que está sujeto al cambio (tal como decía Montaigne). 

Por eso resulta curioso y significativo el inicio del relato donde el narrador siente que el espacio literario se ha agotado y que ahora solo puede contar la historia de su amigo, un hecho verdadero, que queda a merced del lector participar, creer y reflexionar. 

Ambientación

Mircea Cârtârescu, 1956, nació en Bucarest, donde cursó los estudios universitarios de Lengua y Literatura Rumana. En el 80 presentó su tesis sobre el imaginario poético de la lírica eminesciana, es decir, la poesía de Mihai Eminescu, considerado el mayor poeta en lengua rumana.

A partir de entonces, empieza a publicar sus primeras obras, cuyo contenido juega entre el mundo onírico y la fantasía, entre las que se incluye El ruletista, publicada en 1989 como prólogo de la novela Visul, traducida como Nostalgia.

Ha sido reconocido por la crítica rumana con el Premio de la Unión de Escritores Rumanos, en tres ocasiones, y el Premio de la Academia Rumana. Mircea es considerado uno de los autores rumanos con mayor proyección y su nombre se empieza a asociar con el Nobel, que, de conseguirlo, se convertiría en el primer autor rumano en obtenerlo.

Frase reveladora

El drama nace de esa lucha agónica entre la esperanza y la desesperanza, en la que la fe desempeña un papel, me imagino, esencial.

Reflexión

Después de dedicar apenas una hora a este breve relato, la única pregunta que me viene a la mente es, ¿por qué no lo he leído antes?

El ruletista

Autor

Mircea Cârtârescu

Edición

Impedimenta

Páginas

64

ISBN

9788415130048

Valoración

El ruletista